La danza contemporánea favorece el desarrollo integral de la persona. 
El movimiento expresivo -en tanto que explora sus posibilidades- abre alternativas inéditas:
el propio cuerpo deja atrás los mandatos que ha recibido y despierta a su propia fuerza, a su propio lenguaje, a su propia potencia creadora.